¡Porque la música nos hace invencibles!


Hay pocos artistas en este país que, en mi opinión, tengan una presencia escénica impactante. Entre ellos puedo decir que se encuentra el señor Coque Malla. Anoche llegaba, acompañado por su banda, a uno de mis espacios favoritos de la ciudad, el Teatro Apolo, para presentar su último trabajo, Mujeres. Asistir a un concierto del que fuera líder de Los Ronaldos tiene una enorme ventaja: sabes de antemano que no te va a defraudar. Y estoy segura de que así fue para todos los que abarrotaron anoche el pequeño teatro del centro de Almería.

Minutos después de las 21:30, hora fijada para el inicio del concierto, Coque y su banda aparecían sobre las tablas. El espectáculo daba comienzo con La mujer sin llave y Siempre junto a ti. Tras ambos temas, el cantante recordaba su presencia sobre el mismo escenario cuatro años atrás, y se mostraba encantado por su regreso a un teatro por el que muestra un especial cariño. La actuación proseguía con Termonuclear, Berlín (una de mis preferidas), la desgarradora y teatral La carta, Lo intenta y Puede ser.

Imagen

Coque hacía a esas alturas de la noche un inciso para hablar de la imaginación instrumental del músico a la hora de componer una canción y nos pedía nuestra colaboración en el final de Déjate llevar: “Ya que aquí no tenemos trompetas, podéis hacer vosotros de ellas”.

Imagen

Tras Mi asesina y Una moneda, el artista nos contaba su encuentro el día anterior con el cantante y guitarrista Raimundo Amador y nos trasladaba sus saludos, ya que gran parte de la familia de éste último es almeriense.

Coque procedía entonces a la presentación de la banda (Charlie Bautista a la guitarra, Mac Hernández al bajo y Gabriel Marijuan a la batería) y proseguía el recital con una ebria escenificación de su particular mariachi Hace tiempo. “No hay huevos de tocar ésa en México… pero ésta sí”, y los acordes de la famosa No puedo vivir sin ti llenaban el Apolo. “No sé qué meiga tenéis por este teatro, pero es un sitio mágico. Bueno, las meigas os quedan muy lejos… tal vez alguna que se ha desviado”, decía el cantante antes de recordarnos que la despedida será más corta de lo que pensamos, en referencia a su retirada de las tablas por unos años.

Imagen

Con Hasta el final y She’s my baby anunciaban su salida del escenario, cosa que no llegó a ocurrir ante los gritos de otra, otra por parte de un público entregado. “Nos quedamos con una condición… ¡que no os sentéis!”, decía antes de interpretar el clásico Baby, I love you de The Ronettes. Se producía entonces el bis y el concierto se cerraba con El barco y Despierto.

Imagen

Es un gusto ver un directo de alguien que se mantiene tan en forma y que disfruta tanto la música. Cuatro años habían pasado desde aquella vez que le vimos en el mismo lugar, y otros tantos pasarán hasta que podamos volver a verle. Pero ganas no nos faltarán. Porque anoche en el Apolo, aparte de calidad musical, buen sonido y un público receptivo, hubo magia.

Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: