¡Porque la música nos hace invencibles!

Entradas etiquetadas como ‘Juan Diego Fumangie’

‘Manual de buena fe’, nuevo EP de Fumangie


11156159_777319969049279_6292741854164691682_n

No han sido pocas las veces que en este blog se ha mencionado el nombre de Fumangie; no es para menos, puesto que se han convertido en una de las bandas más consolidadas de la provincia de Almería y prueba de ello es que, tras el éxito de La paz de los idiotas (Clifford Records, 2013), el pasado mes de junio se lanzaba su segundo trabajo, Manual de buena fe (autoeditado, 2015). Se trata de un EP con cinco temas grabado, mezclado y masterizado en el estudio del teclista Antonio Vicente; éste, junto a Javier Barranco y Juan Luis Pérez (guitarras), Carlos Barba (batería), Alex Martínez (bajo) y por supuesto, a las cuerdas vocales de su fundador y líder Juan Diego Fumangie, dan vida a un pop-rock fresco que consigue desatar emociones de lo más diversas.

2015-09-25 14.54.55

Cuando el disco llegó a mis manos, ya había escuchado todos y cada uno de sus cortes en directo, y mis sensaciones eran inmejorables. El álbum las avala. Da comienzo con J.M., tema repleto de fuerza y sentimiento dedicado a un amigo del cantante fallecido hace unos años. Ciertamente, en su último minuto de duración, voz e instrumentación se unen dando lugar a un conjunto que logra poner los pelos de punta. Le sigue la canción homónima al disco, Manual de buena fe, composición sombría donde guitarras y teclado adquieren una belleza sublime. La segunda puede ser mejor nos recuerda la importancia del optimismo y de volver siempre a levantarnos tras haber sufrido una caída. El cuarto corte es La luz y la voz, que cuenta con un precioso acompañamiento de teclado, para terminar con uno de los temas estrella del grupo, bien conocido por sus seguidores: Pequeña Fumangie es una auténtica oda a Elisa, la hija de Juan Diego -y sí, las risas del comienzo son de la nena en cuestión-. Como vemos, el disco hace un recorrido con varias paradas fundamentales: nacimientos, oportunidades y partidas. Un recorrido por la vida, en definitiva.

¿Aún no lo habéis escuchado? Pues podéis ponerle solución enseguida aquí y aquí. Y las nuevas fechas están muy próximas, así que seguiremos informando. ¡Estad atentos!

Alis emociona al Madchester Club (24/10/14)


Hace ya casi un mes del regreso de Alis a Almería, pero aquella noche de viernes, y en una excelente compañía, disfruté mucho de su Recopilación de excesos emocionales y no quería perder la oportunidad de compartir mis sensaciones. Ya lo hice el pasado viernes 14 de noviembre en mi columna publicada en el diario La Voz de Almería, así que creo que es una buena forma de relataros mi acercamiento tanto a su último trabajo como al directo del que fuimos testigos. Ahí va:


Los excesos emocionales de Pachi”

Pachi nunca llenará un estadio. Probablemente tampoco desborde los aforos de las salas más conocidas de este país. Sin embargo, sus fans están siempre ahí, a pie de escenario -donde han de estar los buenos fans-, ávidos por dejarse envolver por el estilo característico de un artista al que le sobran tablas y años de dedicación. Aún queda cerca 2013, año en que su tema Debajo del limón fue nominado a los Premios Goya en la categoría de Mejor Canción Original. Y claro, algo así no está al alcance de cualquiera.

Hace un par de meses, Alis, banda a la que Pachi pone voz y alma, resumía sus ocho años de trayectoria y cinco álbumes en un impecable trabajo cuyo título, Recopilación de excesos emocionales, no puede ser más acertado. Porque si algo queda claro al sumergirse en la música del jienense es que ésta se compone de una visceral amalgama de -valga la redundancia- emociones que consiguen contagiar al ánimo de quien la escucha. La cantidad de sentimientos en que se bañan sus canciones se magnifica en las voces de artistas como Iván Ferreiro, Zahara o Sean Frutos (Second), acompañantes que el compositor ha seleccionado para dar forma a su excedida colección y que visten a la perfección temas tan deliciosos como Material de disección o La fuente de Chi.

Por nuestra Almería, y más concretamente por el Madchester Club, llevaban sin dejarse caer desde 2013, presentando por entonces Cantos de ocasión; año y medio después -el 24 de octubre-, ante el mismo escenario, pudimos disfrutar de una actuación que fue in crescendo conforme avanzaban las manecillas del reloj. La banda local Fumangie fue la encargada de abrir la noche, desgranando su próximo EP Manual de buena fe en formato íntimo: bastaron guitarra y piano para dejar patente la calidad de su propuesta. Dónde estará la gente, nos preguntábamos algunos ante el escaso público congregado cuando Alis saltan al escenario con Quizá otro día. Nunca mejor dicho… No obstante, el disfrute de los presentes fue evidente ante la lírica impecable y la fuerza arraigada en temas como Los que no se arrepienten o Resérvame el mejor abrazo; los ánimos no decayeron ni siquiera tras el problema técnico sufrido por la banda, que obliga a paralizar el directo durante unos minutos. Es más, el percance sirvió como revulsivo en una noche en la que el pop sin artificios brilló con luz propia.

Pachi sabe cómo hacerlo. Ha encontrado la forma de tocarnos la fibra y hacer que afloren nuestros muchos excesos emocionales. Para eso está la música, ¿no?


En definitiva: disfrutamos mucho de su directo y esperamos que estos grandes músicos no tarden en volver por aquí. Para terminar, os dejo algunas fotos que retratan lo vivido. ¡Y que no nos falte la música!

Fumangie

Alis

Alis2

Hoy se somete al ‘Test musical (y no tan musical)’… Fumangie


Fumangie. Si vives en Almería, probablemente este nombre ya te sonará. Su agenda local de conciertos nos ha dado la posibilidad de disfrutar bastante de su música. Si aún no los ubicas, probablemente conozcas a Monogay, la banda almeriense de rock “galáctico” con tres álbumes en el mercado (Are you human? -2008-, Monogaxx Planet -2010- y Yamata Wayne Vs Monogaxx -2013-) que ha figurado en los carteles de festivales como Pulpop (2010) o Deezer Monkey Week (2013). Pues bien, el grupo que os traigo hoy es fruto del esfuerzo y la dedicación de Juan Diego, voz y guitarrista de Monogay que ha convertido a Fumangie en su proyecto más delicado y personal. No está solo en esta senda; le acompañan excelentes músicos como son Javi Barranco (guitarra), Álex Martínez (bajo), Carlos Barba (batería) y Antonio Vicente (teclados). Resumiendo mucho, podemos definir a Fumangie como una banda de pop-rock al uso, con letras cuidadas y melodías firmes y convincentes.

Su álbum debut, La paz de los idiotas, se compone de cinco temas y su grabación fue el objeto del premio del concurso almeriense de bandas emergentes Rock In Lei (2012), en el cual resultaron ganadores. Éste es su segundo single, Del 5 al Demodé, cuyo videoclip recoge diversos lugares míticos de la noche almeriense. Fue rodado en el verano de 2013 y presentado en el Pub La Caverna el pasado 13 de diciembre (con un estupendo concierto de regalo):

Su segundo trabajo ya está en camino y, por mi parte, lo espero con unas enormes ganas. Sinceramente, no recuerdo cuál fue la primera vez que escuché hablar de Fumangie, ni siquiera el primer concierto al que asistí. Lo que sí tengo claro es que me enamoré del alma de esta banda, y que desde entonces no he dejado de asistir a sus directos cada vez que he tenido la ocasión (que han sido unas cuantas, no me puedo quejar). Por eso me apetecía sobremanera iniciar esta sección con Juan Diego Fumangie, voz cantante de este proyecto y, por qué no decirlo, un tío absolutamente excepcional, no sólo un músico al que admirar sino un colega que siempre se deshace en buenas palabras con todo aquel que tiene cerca. Le propuse este nuevo reto, este Test musical (y no tan musical), y accedió encantado a responderlo. Para mí es todo un honor contar con sus opiniones en este humilde y recién estrenado blog. Y demostrar asimismo que Almería también existe musicalmente, que hay gente como él y su banda que siguen al pie del cañón, luchando por su mayor sueño: hacerse un hueco en el complicado mundo de la música.

No me enrrollo más. Os dejo a solas con Fumangie. No tiene desperdicio.


Test musical (y no tan musical)

  • Un solista:  David Bowie.
  • Una banda: The Posies.
  • Un discoGrace, de Jeff Buckley.
  • Una canción: Strawberry fields forever, de The Beatles.
  • Un libro: 1984, de George Orwell.
  • Una película: Velvet Goldmine, de Todd Haynes.
  • Un instrumento: Guitarra.
  • Un concierto (al que hayas asistido): The Flaming Lips en Benicàssim 2001.
  • Un concierto (que hayas ofrecido): El de Fumangie en la E.M.M.A (Escuela Municipal de Música de Almería) hace poco. Concierto muy especial con mi madre y muchos seres queridos entre el público.
  • Tu opinión sobre el panorama musical actual: No me gusta. Mucho clon de clon de clon de clon… Personalmente prefiero ver a alguien haciendo versiones que a otros fusilando temas y actitudes de bandas ya consagradas e intentando hacer creer a la gente que son ideas propias.
  • Qué ha aportado la música a tu vida: Muchísimas experiencias divertidas y haber conocido gente fantástica.
  • Un sueño (musical): Grabar 50 discos.
  • Un sueño (en general): Vivir lo suficiente para poder asistir a la fiesta de jubilación de mi hija.
  • Observaciones/comentarios/lo que tú quieras decirnos: Pues me gustaría decir que para mí lo maravilloso de la música y lo auténtico es tocar, grabar, ensayar, componer, escuchar, aprender, y todo lo demás está de más. Cada vez es más frecuente ver a un ejército de aprovechados frustrados que pululan alrededor de las bandas para intentar sacar algo. Desgraciadamente ahora es muy normal que el músico se financie sus propios proyectos para que otros le saquen beneficio, llámense salas, sellos, productoras o publicaciones. Me sonroja ver cómo hay conciertos en el que cobra desde el camarero hasta el técnico de sonido y parece que el músico es el único que no tiene derecho a cobrar por su trabajo. A estos buitres les gusta jugar con los sueños e ilusiones de la gente y desgraciadamente son los más jóvenes sus presas, precisamente ellos que son los que realmente lo tienen más difícil para sacar la cabeza en este “mundillo” por su escasez de medio económico. Si se echa un vistazo a la programación de conciertos de una ciudad cualquiera, se puede ver que en la gran mayoría de las bandas sus miembros pasan de los treinta. Luego también hay un montón de gente que se mueve desinteresadamente en pos de la música, por ejemplo los que acuden a conciertos casi a diario para luego comentar el evento en sus blogs y así fomentar a sus grupos favoritos con auténtica devoción y cero remuneración. Y bueno, ya para terminar decir que el underground es la misma mierda que el mainstream, solo que con menos pasta.