¡Porque la música nos hace invencibles!

Entradas etiquetadas como ‘Murcia’

Xoel López llevó a Murcia su remedio para los males (Nuevo Teatro Circo, 21/11/15)


Como narré ampliamente aquí, admiro a Xoel López desde hace muchos años. Pocos consiguen lo que él: ser un soplo de aire fresco en el mundo de la música, impregnando sus canciones de nuevos y diferentes ritmos y convirtiendo los directos en una auténtica fiesta con un maestro de ceremonias tan humilde como cercano. Él es así. Cuenta anécdotas, pone en pie al personal, se muestra sin trampa ni cartón. Y en una profesión en la que a veces predomina la pose, lo que solemos denominar postureo, eso es, sin duda, de agradecer.

Tras demostrar que había vida después de Deluxe con Atlántico (2012), la aventura continúa con Paramales, un disco más sosegado -el mestizaje con Latinoamérica es más sutil-, quizá más difícil de asimilar, pero igualmente rico en melodías y letras, las cuales gozan de una calidad abrumadura. Su extensa gira de presentación ha incluido, afortunadamente, una ciudad cercana a la mía; mi reencuentro con el cantante tuvo lugar el pasado 21 de noviembre en el Nuevo Teatro Circo de Murcia, un escenario de gala para dar fe de las buenas artes del músico gallego.

Y es que hay que tener mucha clase para poner los pies sobre las tablas al ritmo del Here comes the sun de los Beatles. Una buena afluencia de público fue testigo del despliegue de una banda de ésas que quitan el hipo; junto a Xoel, músicos de la talla de Miguel Rivera (Maga), Iván González “Chapo” (M-Clan, Amaral), Charlie Bautista (Cristina Rosenvinge, Russian Red) o Andrés Litwin (Depedro) nos embelesarían durante más de dos horas con un sinfín de instrumentos, sonidos y melodías que no estamos muy acostumbramos a ver y escuchar en directo.

Xoel1

Patagonia -el tema favorito del disco, en palabras del artista- fue la encargada de abrir el espectáculo, de la misma forma que lo hace en Paramales. Xoel nos avisaría posteriormente de que no saldríamos del teatro sin haber escuchado todos y cada uno de los cortes que lo componen, y que dieron lugar a todo tipo de momentos: vivimos la paz de la preciosa Caracoles –ésta es la más lenta del disco, pero no por eso tenemos que dejarla fuera-, fuimos gallegos en los coros de A serea e o mariñeiro -“como un soño ela chegou”-, nos acercamos a los aires flamencos en La casa hace ruido cuando no estás -con la fantástica participación de la polifacética Lola García Garrido, artista, fotógrafa y también mujer del cantante- y disfrutamos de la fiesta, las palmas y el baile en Yo sólo quería que me llevaras a bailar. Incluso hubo hueco para la improvisación en el final de Yo vi un hombre desaparecer, “porque en esta vida siempre hay que dejar un huequito para la improvisación. No lo olvidéis”, decía el coruñés. Y qué razón tiene.

Xoel2

Atlántico nos dejó asimismo instantes mágicos, como el vivido con la interpretación de Buenos Aires, uno de los temas más emotivos del álbum e inspirado en su estancia al otro lado del charco: “esta canción es la más larga del mundo, pero empecé a sumar estrofas y me quedó así“. Más que destacable es siempre la puesta en escena de El asaltante de estaciones, que termina por convertirse casi en un jam session de diez minutos de duración. Y como es habitual, los fans del repertorio de Deluxe no se iban a ir con las manos vacías. “Ésta la escribí el 1 de enero, cuando ya estaba sobrio“; comenzaba así Reconstrucción, tema que conseguía poner en pie a todo el auditorio. También sonarían Historia Universal (el amor no es lo que piensas) y una maravillosa versión improvisada de Ver en la oscuridad -a mi juicio, uno de los mejores temas de Deluxe-, a petición de un asistente; “como ya dije antes, en esta vida siempre hay que improvisar“.

135 minutos de directo, 23 canciones y cientos de sonrisas entre el público. Éste ha sido mi tercer concierto de Xoel López y siempre salgo del recinto con la misma sensación: la de que ese hombre tiene la capacidad de curar los males. O por lo menos, de alejarlos por un rato, y creo que eso es lo máximo a lo que debe aspirar un artista: a hacer felices a sus fieles. Y él, sin duda, lo consigue.

Xoel3


 

Setlist (21/11/15):

  1. Patagonia
  2. Hombre de ninguna parte
  3. Laberinto
  4. Por el viejo barrio
  5. Almas del norte
  6. Caballero
  7. Buenos Aires
  8. Un año más
  9. Caracoles
  10. A serea e o mariñeiro
  11. Tierra
  12. Reconstrucción
  13. Yo vi un hombre desaparecer
  14. Sol de agua
  15. Historia universal (el amor no es lo que piensas)
  16. Antídoto
  17. El asaltante de estaciones
  18. Ningún nombre, ningún lugar
  19. Yo sólo quería que me llevaras a bailar
  20. (Bis) La casa hace ruido cuando no estás
  21. Ver en la oscuridad
  22. Todo lo que merezcas
  23. De piedras y arena mojada

El rock está vivo: crónica del concierto de M-Clan en Águilas (13/08/15)


En los últimos tiempos he frecuentado considerablemente la Región de Murcia, haciendo y deshaciendo la maleta cada dos por tres. Es allí donde el verano me tenía preparada una gran sorpresa: volver a encontrarme con el rock de la que considero una de las mejores bandas del país, con una de las mejores voces entre sus filas. M-Clan, tras la publicación de su rotundo trabajo en directo Dos noches en el Price, se embarcaron en una gira 20 aniversario que en la noche del 13 de agosto les llevaría a su región de origen, concretamente hasta la costa de Águilas, municipio cuna de uno de los carnavales más famosos del país. Por supuesto, no iba a dejar pasar la oportunidad de reencontrarme con Tarque, Ruipérez y compañía.

1C

Llegamos a la Plaza Antonio Cortijos poco antes de que Joaquín Talismán y Los Chamanes llevaran a cabo una estupenda actuación como artista invitado y calentaran de esta forma los motores de la que sería una noche intensa y calurosa como pocas. La potencia vocal del gran Carlos Tarque resonaba en nuestras cabezas cuando al ritmo de Calle sin luz, la banda aparecía sobre el escenario: al famoso vocalista, ataviado con su llamativa americana roja, le bastaron treinta segundos para meterse a un abultado público en el bolsillo.

2C

A golpe de una pandereta que rozó el cielo murciano -y que terminó rozando la cabeza de Tarque en varias ocasiones y hasta cayendo al foso-, se entremezclaron temas relativamente recientes como Para no ver el final, Basta de blues, Me voy a dejar llevarLas calles están ardiendo con grandes clásicos como Souvenir, la conocídisima versión de Serenade from the Stars Llamando a la tierra, o Perdido en la ciudad, incluido en su primer trabajo, Un buen momento.

4C

La magnífica voz rasgada de Tarque y el compacto y potente sonido de su banda -formada por Ricardo Ruipérez, Iván González ‘Chapo’, Coki Giménez y Prisco-, unidos a la vitalidad incesante de su líder -que no paró de saltar en las casi dos horas de actuación- hicieron las delicias de un público que disfrutó de los medios tiempos –Roto por dentro o Gracias por los días que vendrán-, de alguna balada -han recuperado Me estás atrapando otra vez, de Ariel Rot-, pero sobre todo en los temas que se han convertido en himnos: Maggie despierta -cuyos coros serían coreados una y otra vez durante los bises-, Carolina o Quédate a dormir nos hacen sudar y cantar como si de una enorme fiesta se tratase. Carlos se atreve incluso a abandonar el escenario y mezclarse entre la gente -esa gente a la que hace guiños durante todo el directo-, derrochando energía y participando del júbilo colectivo que invade la abarrotada plaza.

3C

La chaqueta acabó por el suelo a los dos minutos de concierto…

M-Clan dejan siempre patente que su alma es puro rock. Sobre el escenario pudimos ver a una banda en plena forma, con un líder carismático como pocos y acompañado por unos músicos que ofrecen un show inolvidable. Necesitaba un concierto así, de los que recuperan los clásicos, de ésos en los que duelen los pies y la garganta. Y claro está: sus fieles necesitamos y pedimos encarecidamente otros veinte años más.

Foto: Perfil de Facebook de M-Clan


Setlist (13/08/15):

  1. Calle sin luz
  2.  Para no ver el final
  3. Basta de blues
  4. Souvenir
  5. Llamando a la tierra
  6. Roto por dentro
  7. Perdido en la ciudad
  8. Me voy a dejar llevar
  9. Las calles están ardiendo
  10. Gracias por los días que vendrán
  11. Las palabras que dijiste
  12. Usar y tirar
  13. Maggie despierta
  14. (Bis) Carolina
  15. Me estás atrapando otra vez
  16. Pasos de equilibrista
  17. (Bis) Miedo
  18. Quédate a dormir

‘Calidociclo’, y un Matellán más acústico que nunca (Murcia, 16/10/14)


A comienzos de 2014 veía la luz, gracias a mucho esfuerzo, constancia y a un buen puñado de mecenas, un disco llamado Calidociclo. Lo escuchamos por vez primera en Granada, cuando aún nos enfundábamos el abrigo, pero en este calidootoño no quisimos perdernos su paso por el levante español, que en sólo cuatro días viajó de Cartagena a Valencia, pasando por Murcia y Alicante.

10347071_10205286283506845_6291443629358776649_n

Davile Matellán es un artista al que aprecio desde hace mucho tiempo y él lo sabe muy bien. En esta ocasión, llegaba al Café del Alba acompañado por el guitarrista de su banda, Carlos Cárdenas, con un par de acústicas bajo el brazo y con la intención de mostrarnos la faceta más íntima y cercana de su repertorio. Me presenté por sorpresa, ante la cara de asombro, la sonrisa y las buenas palabras de ambos músicos. Sobre las 22h, los asistentes al pequeño café conocían una versión muy personal del último trabajo de estos madrileños. Nubes sintéticas o Rubik sonaban sinceras e impecables, mientras que otros cortes del álbum, como Spoiler –con su ya famoso verso “que este no sea un día cualquiera“- y Shalma tiene un plan nos traspasaban sin necesidad de micros. Todo un placer para los oídos, como podéis comprobar en los siguientes vídeos:

Eólica tú, primer trabajo en solitario de Davile, también tuvo su presencia en la noche murciana con Un atlas, Otra tragedia griega y La línea recta -completamente transformada y desnuda de teclas para vestirse de doce cuerdas-, al igual que Cosmovisión, tema inédito.

20141016_223148cc2

Tras este agradable encuentro, ya conozco las dos caras del cuidado trabajo: la eléctrica y la acústica, la potente y la tranquila, la arrolladora y la introspectiva. Elegir una de ellas es cuestión de gustos, y creo que mi respuesta podría decantarse por la primera opción un día y por la segunda al siguiente. Mi única certeza es que aún estáis a tiempo de engancharos a esta gira calidoacústica, que continúa su andadura y pasará próximamente por Barcelona, León, Ciudad Real y Sevilla. A mí me deben uno en Almería y aquí les espero. Desde luego, como ciudad cálida, no hay otra 😉

10710544_834429206578850_4300290328119173606_n

Nunca es tarde si el concierto es bueno: así vimos a Leiva en Murcia (21/06/14)


En mi vida hay una especie de maldición en lo que a los conciertos de Leiva se refiere. Cada vez que tengo alguna de sus fechas en la agenda, ocurre una desgracia (menor, afortunadamente, de ésas que te fastidian un poco durante un par de días). Me había ocurrido en dos ocasiones y volvió a suceder. Pero por supuesto, como en las anteriores, hice la maleta, cogí mis entradas y partí con poca tristeza y muchas ansias por disfrutar de su nueva gira.

El destino esta vez era Murcia. No volvía a la ciudad desde que, en septiembre del pasado año, me desplazara con el mismo motivo: encontrarme con el directo del madrileño, en compañía entonces de Loquillo y Ariel Rot (gira Uno de los nuestros). Tras un viaje un tanto surrealista –no preguntéis- y pasar brevemente por un bonito hotel reservado a precio de ganga, llegaba al recinto, el Auditorio Parque Fofó. Mi cara era un poema al cruzar la entrada; el lugar, cuanto menos modesto, estaba casi vacío en el momento de abrir las puertas. Visto el panorama, y bocadillo de jamón en mano, mi amiga y yo charlábamos tranquilamente, hasta mi no me lo puedo creer. Por detrás del escenario se dejaba ver una melena rubio platino… la del inconfundible Vikxie. Sabía que Leiva actuaba en compañía de un telonero y varios nombres se me habían cruzado por la mente, pero tuve el descuido de no pensar en su primo, el señor Víctor Torres. Si la alegría de ver al ex-Pereza era de por sí grande, la presencia de su compañero de escenario me hizo subir directamente a las nubes. De nuestro último encuentro en la sala madrileña Moby Dick ya hacía demasiado; tres años y dos meses, para ser exactos. Y le tenía ganas.

Vikxie aparecía a la hora prevista con Golfos licenciados, tema que abre su segundo trabajo, Por arte de magia (2011). Poco público presenciaba su actuación, pero el madrileño hacía lo posible por animar a los presentes con uno de los cortes de su último disco –Algo está cambiando (2013)-, Marioneta, para después trasladarnos a tierras británicas con Brighton.

DSCF7754c

A tu salud, Coraje –una de mis favoritas de Con la suerte en los talones (2009)- y Calle abajo, dedicada a Andrés Calamaro -influencia evidente en este tema-, se hacían hueco en el repertorio.

La actuación del madrileño terminaba con Algo está cambiando y Salvajes, ante un público cada vez más abundante y menos frío. No faltaron, como siempre, los guapos y majos del cantante a los presentes, todo un clásico para quienes ya le conocemos.

Pero los asistentes, que seguían llegando al recinto –jóvenes de no más de 18 años, en su gran mayoría- estaban allí por Leiva. Y nuestro flaco predilecto salía al escenario y hacía arder el parque con Los cantantes, primer tema de Pólvora (2014). A lo largo de la noche nos reuniríamos tanto con canciones de Diciembre (2012), su anterior trabajo, como con viejas amigas que ninguno hemos podido olvidar. El tema inicial de su primer trabajo en solitario, Nunca nadie, continuaba la noche, junto con Cerca:

Uno de los momentos álgidos llegaba con Animales, del disco de Pereza con homónimo nombre. Leiva saludaba entonces a los murcianos: “estamos súper agradecidos porque paguéis una entrada”, y daba paso a Mi mejor versión. Palomas, uno de los mejores temas del último largo, levantaba de nuevo al público, con sus fabulosos metales de la mano de Tuli (saxo) y Gato Charro (trompeta):

“Vamos a tocar una de las viejas”… y el fuego de Windsor iluminaba la ciudad levantina, estirando su final hasta transformarse en All you need is love, de The Beatles. Seguíamos empapándonos de pólvora: Afuera en la ciudad, Vértigo, y Pólvora eran las siguientes, ésta última mostrando en todo su esplendor al gran César Pop:

Como lo tienes tú acababa de nuevo con los de Liverpool, dando lugar a Hey Jude. Tras Miedo, el cantante se mostraba agradecido de nuevo a la ciudad, y antes de presentar a su increíble banda, nos ofrecía dos de las buenas: Eme y De ciencia ficción. Superhermanas y el último single, Mirada perdida, hacían las delicias de un público que quería más. Dicho y hecho; tras un breve descanso, la banda regresaba al escenario para regalarnos la ya famosa Terriblemente cruel y culminar la noche como se merecía: con una de las joyas de Aviones (2009), Lady Madrid y sus gatos colgados-.

DSC_1294c

Fue una buena noche, desde luego. Veo muy bien a Leiva. Pólvora es un buen disco, acaba de telonear a los Stones, se desenvuelve con soltura en el directo. Aún le queda, pero a día de hoy ya es grande. Ha crecido mucho desde Pereza, y eso es mucho decir, porque no eran precisamente pequeños. Así que seguiremos tus pasos, flaco. Tus versos y tus balas.