¡Porque la música nos hace invencibles!

Entradas etiquetadas como ‘rock’

Hoy se somete al Test Musical (y no tan musical)… JJ Fuentes


JJ Fuentes

Tiene sólo veinte años, pero el talento le fluye por las venas y corretea por las cuerdas de su guitarra. Hablamos de José Javier Fuentes, artista almeriense residente en Roquetas de Mar que lucha por hacerse un hueco en el complicado mundo de la música. JJ Fuentes ha bebido del rock más clásico y sus composiciones tienen tintes muy americanos, dejando entrever que sus oídos se han empapado en folk y country y que ha buceado entre discos de Dylan, Petty o, sin ir más lejos, Quique González o Lapido. Comenzó su carrera en solitario a finales de 2013, tras tres años con la banda Los Reflejos. Desde entonces, el joven cantautor se ha dejado ver principalmente por las provincias de Almería y Granada, llevando su música a lugares como La Tertulia, en Granada, o el Teatro Apolo de Almería, y participando en festivales como Rock in Lei y Noise Off Festival.

¿Tenéis curiosidad por darle una oída a sus canciones? Pues es tan fácil como disfrutar de su maqueta, disponible de forma gratuita en Bandcamp. Además, los que andamos por Almería tendremos la oportunidad de escucharle en directo el próximo 16 de mayo en el Pub La Cueva, en formato de trío eléctrico y al módico precio de tres euros. Estoy convencida de que este chico tiene un gran futuro por delante. Para conocerle un poco mejor, accedió muy amablemente a protagonizar la séptima entrega de nuestro Test Musical. ¡Vamos a ponerle rock’n’roll al domingo!


Test musical (y no tan musical): 

  • Un solista: José Ignacio Lapido.
  • Una banda: The Traveling Wilburys.
  • Un disco: “London Calling” de The Clash.
  • Una canción: “Mediterráneo” de Serrat.
  • Un libro: “Odisea” de Homero.
  • Una película: “En la cuerda floja”. Basada en parte de la vida de Johnny Cash.
  • Un instrumento: Rickenbacker de 12 cuerdas o Gibson Sg.
  • Un concierto (al que hayas asistido): “Soltad a los Perros” de Lapido y Quique González en Granada.
  • Un concierto (que hayas ofrecido): En La Catedral Punto de Encuentro, Guadix, en Mayo del año 2014.
  • Tu opinión sobre el panorama musical actual: Está la cosa jodida. Se tira de lo que interesa vender y no de lo que más productivo en cuanto a arte puede ser.
  • Qué ha aportado la música a tu vida: ¿Qué no ha aportado?
  • Un sueño (musical): Hacer feliz a alguien con mis canciones, igual que los músicos que me gustan me hacen a mí con las suyas.
  • Un sueño (en general): Ser feliz y más que eso, que todo el mundo lo sea.
  • Observaciones/comentarios/lo que tú quieras decirnos: El Rock and Roll nos hará libres. O al menos, eso espero. Y si no, da igual, siempre estaremos los locos para seguir llenando los garitos de música, a no ser que el gobierno establezca el toque de queda.

Lichis llega a Almería en ‘Modo avión’ (6/2/15)


En octubre de 2014, Lichis estrenaba andadura con un trabajo que lleva por nombre Modo avión; quizás no entre a la primera escucha, pero cuando lo hace, es, irremediablemente, para quedarse. Para mi enorme alegría, la gira pasó hace unos días por Almería y ayer, martes 10 de febrero, le di un repaso al concierto en mi artículo de La Voz de Almería. Os dejo además, como es costumbre, algunas fotos y vídeos. Espero y deseo que se perciba que lo pasamos en grande.

20150206_234920c


“La reinvención de Lichis”

Renovarse o morir. Eso debió pensar el artista que el pasado viernes pisaba nuestra ciudad dieciocho años después de su última visita. Allá por los noventa no andaba solo; La Cabra Mecánica, una banda caracterizada por su eclecticismo -su sonido podría definirse como una amalgama de pop, rock y rumba- constituía un proyecto musical que le acompañaría hasta 2008, momento en que decidió poner fin a su aventura caprina para surcar nuevos mares.

Tras seis años de silencio, Miguel Ángel Hernando, alias Lichis, vuelve a la carga con su primer disco en solitario. Lejos quedan ya el aire gamberro y los sonidos del grupo que le dio a conocer: ‘Modo avión’, compuesto por diez temas, bebe del rock más clásico, con retazos de blues y country americano, y sus letras intimistas nos permiten conocer en mayor profundidad al músico barcelonés. Veinte ciudades serán testigo de su extensa gira de presentación; la del 6 de febrero, en la Sala Madchester, era la tercera de ellas, y las expectativas de los que ya habíamos caído en las redes del renovado Lichis estaban bien altas.

Sobre el escenario, tres guitarras: acompañando a la voz cantante, veríamos a Fernando Polaino -guitarra acústica- y Álex Olmedo -guitarra eléctrica-. “Somos pocos pero con ganas”, exclamó uno de los asistentes, a lo que la respuesta de Lichis fue tajante: “para qué más, está lo mejor de cada familia”. Tras desfilar sobre las tablas cuatro de las canciones de su álbum debut, -entre ellas ‘Tinkywinky’ y ‘Horas de vuelo’, primer single-, el artista nos sorprende con una fantástica versión de ‘Pecados más dulces que un zapato de raso’, de Gabinete Caligari, refiriéndose a Jaime Urrutia como “el artista que dio sentido al rock español”. A esta le sigue ‘Carne de canción’, del disco de despedida de La Cabra, y otras del susodicho grupo como ‘Gracias por nada’ y la conocidísima ‘Felicidad’. El banjo de Polaino brilla en ‘Tics raros’ y en este punto Chivo Chivato, banda también surgida de la antigua formación de Lichis, tiene su hueco en la noche con el tremendo rocanrol de ‘Pobrecito corazón’. No hay duda: Miguel está suelto, se siente cómodo con sus nuevas canciones.

El bis se convierte también en homenaje con dos clásicos de La Cabra, ‘Antihéroes’ y ‘Valientes’. No creíamos que la fantástica noche diera más de sí, pero tras los insistentes gritos que clamaban por la última, y ya sin banda, Miguel apareció con la dulce ‘Como Penélope en la estación del AVE’ dando, ahora sí, el concierto por finiquitado. Renovarse o morir, eso es. Y Lichis está muy, pero que muy vivo.

Lichis

20150207_003636c

Una canción antes de dormir: ‘Just Like Heaven’


Me he ido ablandando con los años. Cuando no pasaba de los quince escuchaba rock duro, punk y metal; ahora no sé si sería capaz de terminar alguno de los discos que acostumbraba a manejar por entonces. Uno de los grupos con los que comencé a familiarizarme en aquella época adolescente fue uno de los que se convertirían en imprescindibles: los británicos The Cure. Me encantaba esa mezcla tan extraña de estilos, de oscuridad y de luz, de letras tétricas y melodías alegres que se quedaban todo el día correteando por algún rincón de la mente, y la imagen de aquel tipo con look gótico, con su pelo enmarañado y toneladas de lápiz de ojos. Con los años me he vuelto blanda, como decía, y a día de hoy me quedo con sus composiciones más optimistas. Entre ellas siempre tuve una predilecta, una canción que podría escuchar cientos de veces sin sentir atisbo de cansancio. Se trata de una canción de amor en toda regla, escrita por Robert Smith y lanzada en el año 1987 como tercer sencillo del álbum Kiss Me, Kiss Me, Kiss Me. Con unos teclados maravillosos, se convirtió en uno de los grandes éxitos de la banda. Todos la conocéis: es Just Like Heaven, y para mí es una de las canciones de mi vida.

You
soft and only
you
lost and lonely
you
just like heaven.

Una canción antes de dormir: ‘Unchain my heart’


Ayer, 22 de diciembre, se marchaba uno de los grandes. Nos dejaba Joe Cocker, responsable de temas por todos conocidos como You can leave your hat on (BSO de Nueve semanas y media), You are so beautiful o Up where we belong (BSO de Oficial y caballero), y de la versión que es, probablemente, su mayor éxito, With a little help from my friends de The Beatles. Hemos perdido al hombre blanco con voz negra que impregnaba su música en blues. Y por ello, hoy mi ‘canción antes de dormir’ es para este Unchain my heart, escrita por Bobby Sharp y versionada en el undécimo y homónimo álbum de Cocker. Descansa en paz, Joe.

La noche en que Quique tocó ‘Nadie podrá con nosotros’ (El Batel, Cartagena, 2/8/14)


Me gusta Quique González y creo que, a estas alturas, ya ha quedado claro. Muchos dirían que la idolatría es un término que describe mejor mi pasión por las canciones de este madrileño del ’73, y claro que sí, en la vida hay que tener ídolos, mitos, héroes por los que soñar y coger carretera y manta. No me lo pensé mucho: hice de nuevo la maleta y doscientos kilómetros después pisaba Cartagena, con la calle hirviendo a 39 grados. El objetivo era único: volver a la delantera mítica. Tres conciertos de la gira a mis espaldas, y la misma emoción que el día que llegaba a la Copera de Granada y me encontraba una pantera en una jaula. Todos los principios tienen un fin, y en la noche del 2 de agosto quise despedirme de Cayetana.

IMG_9366c

Hoy no voy a describir el concierto a la vieja usanza. Más que nada porque me da miedo empezar a escribir y, tres días después, seguir divagando sobre lo que vi o lo que dejé de ver. Así que empezaré por el final: me llevé un setlist, y una púa que el gran Pepo López se empeñó en buscarme por todo el escenario. Y crucé unas palabras con Quique, tres años después y con el pulso temblando, como la vez primera. Los putos héroes nunca dejan de imponer.

10530674_10204561547788905_5956883106548621581_n

Esta vez le tocó el turno a Salitre 48. Para muchos, un disco mágico. Ahora con un mensaje: “Gracias por viajar con nuestras canciones”. 

Y si digo que no es una crónica al uso, no voy a desgranar toda la sucesión de canciones, como viene siendo habitual. Prefiero destacar los detalles que convirtieron la noche en suave, como reza el título del tema incluido en Kamikazes enamorados escogido para abrir el espectáculo. Grata sorpresa, pues los directos de la gira suelen comenzar con una de las que me gustan especialmente, La fábrica (“Ahora parece que vas a mezclar fuego y gasolina“). Quique nos daba la bienvenida y se mostraba feliz “por volver a Cartagena en una noche de verano”. Las canciones de su último disco, Delantera MíticaParece mentira, ¿Dónde está el dinero? o Las chicas son magníficas– sonaban con una potencia estremecedora en El Batel, un auditorio bonito y moderno, a pie de mar, donde la luz de sus cientos de lámparas fluorescentes nos ponían difícil el pensar que el día había caído unas horas atrás. Un Quique espléndido y una banda que sigue en pleno estado de forma hacían Me lo agradecerás, que volvía a ser, como en ocasiones anteriores, una historia del pueblo adoptivo del cantante, y a estar dedicada a su “hermano” Fonsojefe en el restaurante Las Piscinas de Villacarriedo.

IMG_9390c

Tras Te lo dije, el chico del chaleco de cuero presentaba a la delantera de guitarras: por poco, ya que el multiinstrumentista Edu Ortega regresaba in extremis de explotar su faceta violinística en Toulouse. Cayeron, una tras otra, tres de mis favoritas: Palomas en la Quinta, Salitre y Su día libre; en esta última, un pequeño lapsus de Quique hacía que escucháramos su comienzo no una, sino dos veces.

IMG_9433c2

Después de seguir las presentaciones con la defensa mítica formada por Edu Olmedo a la batería y Alejandro ‘Boli’ al bajo, llegaba una Miss Camiseta Mojada de lo más accidentada: a mitad del tema, la correa de la guitarra de Quique se rompía, percance que solventaba deshaciéndose de ella y valiéndose de voz… hasta que el pie de micro se ponía tonto e incapaz de mantenerse en su posición normal, a lo que el cantante respondía con una carrera por el escenario para seguir cantando junto a su compañero Pepo. Anécdotas aparte, llegaba uno de los momentos cumbre de la noche, al recibir los primeros acordes de Cuando éramos reyes, un enorme clásico que en mi caso, si no me falla la memoria, nunca había tenido oportunidad de escuchar en directo.

El set acústico, ese momento a solas con Quique, volvía a ser una delicia. Nos pidió canciones, y se deslizaron por el escenario Rompeolas, la atemporal Aunque tú no lo sepas… y Nadie podrá con nosotros, esa inmensa joya de Daiquiri Blues, tan importante en mi vida que me llevó a la locura de dedicarle un blog.

IMG_9436c2

No faltaron Clase Media, ni por supuesto, Tenía que decírtelo. Y para terminar, la de siempre, Y los conserjes de noche… o eso creíamos nosotros. Poco antes del cierre, muchos de los que andábamos por las primeras filas nos habíamos apostado a pie de escenario, y fue entonces cuando se produjo la magia. La banda nos ofrecía un increíble bonus track totalmente desenchufado, al borde de las tablas, más cerca que nunca de su asombrado público. Un Dallas-Memphis que suponía el broche de oro a una espectacular noche.

Lo siento… ya sabía yo que me iba a acabar enrrollando, y contando la jugada de la única manera en que sé hacerlo: desde el sentimiento que me despiertan los nueve discos de mi músico de guardia. Delantera Mítica está a punto de finalizar y éste es mi homenaje. Ya falta poco para soltar a los perros, para poder disfrutar de la conjunción del maestro Lapido y su alumno aventajado. Y claro está, volveremos: cuando uno se alista en los ejércitos del rock de Quique González, nunca se plantea el dejar de romper filas.

IMG_9449c2

(Y si quieres recordar el paso de Quique por Granada, puedes hacerlo aquí: http://wp.me/p4uIdC-1O).

Sí: Elefantes han vuelto (Cabo de Gata, 25/07/14)


IMG_9183c

Hace dos semanas, tuvimos la suerte de disfrutar del directo de Elefantes, acompañados por Cyan, en el Paseo Marítimo de Cabo de Gata (Almería). Ésta es mi pequeña crónica de la noche, publicada hoy en La Voz de Almería:

Elefantes


Os dejo también un par de álbumes de fotos y unos cuantos vídeos, que retratan lo bien que lo pasamos aquella noche de julio:

Cyan:

http://www.facebook.com/media/set/?set=a.691643560911383.1073741831.642701749138898

Elefantes:

http://www.facebook.com/media/set/?set=a.692013294207743.1073741832.642701749138898


Fue fantástico. Elefantes es uno de mis grupos favoritos, y El rinoceronte me hace creer en ellos tanto o más que hace diez años. Sólo espero no tardar tanto en volver a vibrar con sus canciones.

Una canción antes de dormir: ‘Sex’


Vuelve Lenny. Quien nos diera canciones tan memorables como Again, I’ll Be Waiting o Fly Away regresa, el próximo 23 de septiembre, con un trabajo de curioso título, Strut (pavonearse, en castellano), grabado en Las Bahamas, y que se convertirá en el décimo en su extensa y suculenta carrera.

En este disco, el propio Lenny Kravitz se encarga de toda la parte instrumental, así como de la producción. En junio conocíamos su primer single, The Chamber, y hoy os traigo el segundo, cuyo nombre es cuanto menos sugerente: Sex. “Es una de mis favoritas del disco“, cuenta el susodicho a Billboard. Y no me extraña, porque cómo suena este sexo. Nos traslada rápidamente a los ochenta, envueltos por ese rock vital que Kravitz sabe manejar a la perfección. Un buen gancho para un disco que seguro que no decepciona.

Por el momento, la gira mundial no hace parada en nuestro país, pero no cabe duda de que nos encantaría verle por estos lares. Mientras tanto, disfrutemos del Kravitz más ardiente. Sex, sex, sex…

Hoy se someten al ‘Test Musical (y no tan musical)’… Tyrano Banderas


Tirano Banderas es el título de la novela de Valle-Inclán publicada en 1926 cuyo personaje central, el general Santos Banderas, gobierna de forma despótica y dictatorial la región imaginaria de Santa Fe de Tierra Firme. La banda que nos ocupa hoy decide adaptar y hacer suyo este título para conformar un proyecto constituido por músicos con amplio recorrido y versados en lo que a lo musical se refiere.

10250337_819102801447969_2985909198134314262_nTyrano Banderas en Aneurisma Summer Festival ’14

Tyrano Banderas son Miguel Moreno (voz, guitarra acústica), Joaquín Álvarez (guitarra rítmica), Jose Miguel Lozano (guitarra solista), Esteban Vargas (bajo), Cándido Berruezo (batería), y Toni Mauri (teclados, trompeta). Los primeros acordes de su reciente trabajo discográfico, Mediterranean Tales (2013, disponible en Spotify: Tyrano Banderas – Mediterranean Tales) son fiel reflejo de que se mueven como pez en el agua entre ritmos rockeros, pero no se conforman con aferrarse a la versión más clásica del género: la gama de melodías que se reúnen en su primer largo nos acercan también al blues y a la psicodelia. Su música se mueve desde los ritmos latinos a los aires más americanos, trasladándonos a la arena del desierto. Sin olvidar, claro está, los sonidos más mediterráneos que dan nombre al trabajo, compuesto por diez temas escritos en inglés y en el que se incluyen cortes como Clandestine Love o éste Hey Friends: el video fue tomado en la final del certamen Rock In Lei’13, donde compitieron por la victoria con The Dry Mouths (podéis ver el resto de la noche en el canal de Youtube del grupo):

El pasado 3 de julio fueron entrevistados en Cadena ser por Alfredo Casas; sus respuestas están disponibles en el siguiente enlace:

Villanos –a lo Tirano- o no, está claro que su música no es mala; más bien al contrario, es buena (muy buena), y esperamos volver a verles sobre los escenarios lo antes posible; por el momento, el 16 de agosto podremos disfrutarles en la Jaima de Costacabana (Almería). Mientras tanto, Miguel Moreno, voz del conjunto, nos responde a esta nueva entrega del Test Musical (y no tan musical), en el que nos desgrana sus gustos, aspiraciones y sueños. ¡A disfrutar de las fábulas mediterráneas!


Test musical (y no tan musical):

  • Un solista:  Tom Waits.
  • Una banda: Led Zeppelin.
  • Un disco:  The Doors (primer disco, del mismo nombre que el grupo).
  • Una canción: One Love (Bob Marley).
  • Un libro: La conjura de los necios.
  • Una película: El Gran Lebowsky.
  • Un instrumento: El que tengas a mano.
  • Un concierto (al que hayas asistido): Muse.
  • Un concierto (que hayas ofrecido): En el Teatro Apolo, en Almería.
  • Tu opinión sobre el panorama musical actual: Demasiado complicado.
  • Qué ha aportado la música a tu vida: Sencillamente no me imagino una sin la otra.
  • Un sueño (musical): Ganarse la vida haciendo la música que quieres hacer y ser admirado por ello.
  • Un sueño (en general): Ver desfilar a los políticos en las entradas de las cárceles.
  • Observaciones/comentarios/lo que tú quieras decirnos: Disfrutad de la vida, que pasa rápido y sólo hay una.

Dos amigos y una gira: ¡Soltad a los perros!


Quique González ya lo dejaba caer en aquel concierto ‘granaíno’ que tuve la suerte de presenciar el pasado mes de abril: José Ignacio Lapido y él estaban tramando algo juntos. Ayer por la mañana se abría la caja de Pandora y desde diferentes redes sociales nos llegaban las buenas nuevas: el próximo mes de octubre dará comienzo una gira que reunirá a estos dos magos de la música.

Imagen

Conocido por todos es el cariño que ambos músicos se profesan: Quique considera a Lapido un auténtico maestro, un referente al que le une un mismo estilo y una tremenda calidad lírica. No cabe duda de que de la unión de dos rockeros natos no puede resultar más que algo fascinante. Así anunciaban ellos mismos la inminencia de Soltad a los perros:

“Nos complace comunicaros que ha llegado el momento de materializar algo que llevábamos mucho tiempo con ganas de hacer: unirnos  para dar una serie de conciertos.

Desde hace años hemos venido colaborando puntualmente en escenarios y grabaciones, y la idea de ampliar esas colaboraciones con una gira conjunta nos rondaba la cabeza. El momento, como decimos, ha llegado ¿La manera de hacerlo? Formando una banda y poniéndonos manos a la obra para que la admiración mutua cristalice en un repertorio común a la altura de nuestro entusiasmo.
Gracias por vuestra atención.

Quique González y Lapido.”

La primera cita con el madrileño, el granadino y la banda formada para la ocasión tendrá lugar el 30 de octubre en Santiago de Compostela (Sala Capitol), a la que seguirán, por el momento, Bilbao (15 de noviembre, Kafe Antzokia), Valencia (21 de noviembre, Sala Noise) y Madrid (22 de noviembre, La Riviera).

Esperaremos con impaciencia el inicio del espectáculo. Mientras tanto, guarden bien a los perros… ¡que tendremos unas cuantas ocasiones de soltarlos!

Una canción antes de dormir: ‘The Stars (Are Out Tonight)’


Qué voy a decir yo del hombre de la pupila eternamente dilatada. Rarito como él solo, pero sin lugar a dudas un enorme del rock. Son muchos años escuchando los discos de David Bowie y tengo que realizar un verdadero acto de contención para no dejarme llevar y soltar aquí alguna de las que todos conocemos: Starman, Heroes, Modern Love, Life on Mars?, Space Oddity, China Girl, Changes… la lista de temazos es interminable. Son muchos años de carrera y un talento fuera de órbita, apelativo que le viene al pelo al señor Ziggy Stardust.

Así que sacrificando el impulso de recurrir al Bowie más clásico, hoy os traigo el que fue segundo single de su último álbum, The Next Day, y que supone el número 24 (que se dice pronto) en su discografía. The Stars (Are Out Tonight) es un tema fresco, con bastante gancho, y ya os aviso que el Uhuhuh uhuhuh uhuh tarda en salir de la cabeza. Y el vídeo es… es… mejor comprobadlo por vosotros mismos. Que disfrutéis de los ’80.

Dando en la tecla con Señor Mostaza y Cables Cruzados (Sala Radiolab, 17/05/14)


Había escuchado a Señor Mostaza lo suficiente para conocer la calidad de sus composiciones, así que cuando vi el anuncio de su concierto pianacústico en la Sala Radiolab, no me lo pensé dos veces. Luis Prado, la voz cantante, es querido, respetado y admirado por sus compañeros de profesión. No sólo lidera la formación mostacera, sino que sus teclas han acompañado a bandas como M-Clan o al mismísimo Miguel Ríos. La cosa pintaba bien, no había duda; pero si antes de llegar me hubiesen contado la sensación con la que abandonaría la Radiolab, sinceramente, no me lo hubiese creído.

1383121_656766504399089_7719581438554090824_n

En la noche almeriense, los de Valencia no estuvieron solos. El concierto comenzaba con la actuación de Cables Cruzados, grupazo local del que hemos hablado en más de una ocasión por estos lares. Con una afluencia de público menor de la que pudiera esperarse teniendo en cuenta el nivel del asunto –los aficionados a la música en esta ciudad nos desesperamos al ver, una y otra vez, a bandas geniales tocando en salas casi vacías-, la actuación de los almerienses arrancaba con Qué fue de la revolución. Tras alabar el buen hacer de sus compañeros de cartel (de los que son seguidores declarados), proseguían desgranando los temas de su trabajo Nubes y fábulas. El single Fotofobia, Dentro del espejo, Gafas de rock, Guía Michelín y una de mis favoritas, la frenética Mejor sin ti, calentaban el ambiente y daban lugar a un comienzo inmejorable de la noche de sábado.

El plato fuerte llegaba con la aparición de Luis Prado y Paco Tamarit sobre las tablas. Por mucho que lo intente, creo que lo de Prado no tiene descripción posible. El teclado se antoja una prolongación más de su cuerpo; el ritmo vertiginoso de sus dedos sobre las blancas y negras es un auténtico placer para los ojos y los oídos. Él solo se basta y se sobra para llenar el escenario, pero si además se acompaña de un músico excepcional como Tamarit ofreciéndonos guitarra acústica, xilófono y melódica, el resultado no puede ser más que espectacular. No puedo imaginarme lo que debe ser tener delante a la banda al completo, con Alejandro Climent ‘Boli’ al bajo y Edu Olmedo a la batería –ambos de sobra conocidos para mí, por formar parte de la gira Delantera Mítica de Quique González-.

Señor Mostaza dieron un recital en el que se incluyeron tanto temas propios Bipolaridad, Ojalá pudieras ser (la de la frase estelar ‘Cuando sonríes me suena a música celestial el hilo musical del Mercadona’), Hora de dejarlo atrás, Un momento eterno (según Prado, inspirada en un tenso encuentro con Ana Rosa Quintana en un ascensor), Regresos inesperados o Todo me recuerda a ti, entre otros- como versiones que hicieron venirse arriba al personal: nos trajeron el famoso I’m Gonna Live Forever de Fama, a los Beatles con Here Comes the Sun, a los Stones con Dead Flowers y hasta una de mis favoritas del señor Bowie, Starman, con ese maravilloso y canturreable estribillo. El sensual momento You Can’t Leave Your Hat On de Randy Newman (BSO de Nueve semanas y media) con ‘subtítulos’, que viene a resultar en Paco haciendo la traducción simultánea al español de cada verso de la canción, se convirtió en uno de los momentos más desternillantes de la noche. Pero sin duda, de ésos no faltaron: Luis no tiene nada que envidiarle al mejor de los monologuistas de este país, y podría afiliarse con facilidad a la Radiolab para acompañar a Pepe Céspedes y Paco Calavera.

Os lo aseguro: ha sido uno de los conciertos en los que más he disfrutado de todos a los que he asistido últimamente. Músicos excepcionales, creatividad sin límites y grandes dosis de humor lo hicieron factible. Y además, con la entrada a un precio irrisorio. Así que no quiero terminar sin decir que, si eres almeriense y te gusta la música, te animes a estar atento a la programación musical y a asistir a las salas. Porque no quiero ir a más conciertos espectaculares con 40 personas entre el público. Hace falta respuesta social, y desde este humilde blog haré lo que esté a mi alcance para conseguirlo. Es una ciudad pequeña, pero con una oferta musical bastante buena y unas pocas salas que trabajan en pro de la cultura. Anoche lo vivimos con Señor Mostaza y Cables Cruzados. Pero no hay que olvidar que sin el esfuerzo de salas como Radiolab, Madchester Club, La Cueva o La Caverna esta crónica no sería posible.

El regreso al Maestro Padilla de Revólver (9/5/14)


El Auditorio Maestro Padilla, ubicado al pie de la playa almeriense, recibía el pasado viernes 9 de mayo a una banda mítica del rock español. Revólver y su incombustible líder, Carlos Goñi, no aparecían sobre el mismo escenario desde hacía más de cinco años, la noche de un 26 de febrero que muchos -entre los que me encuentro- aún recordarán. En esta ocasión se presentaba Enjoy, su último trabajo grabado en directo en la sala madrileña Joy Eslava. El título no era más que un presagio de lo que los asistentes al evento viviríamos durante la velada.

Con la puntualidad que caracteriza al recinto, Goñi –y su inseparable colección de guitarras-, Manuel Bagües (bajo) y Julián Nemesio (batería, quien he de decirlo, me recuerda sobremanera al vidente Sandro Rey) pisaban las tablas y daban comienzo al show con Tú y yo. El cantante nos daba enseguida la bienvenida y, tras calificar al Maestro Padilla como un lugar talismán, nos avisaba de que ésa sería la última noche en la que podríamos disfrutar de algunas canciones de su banda, las cuales por desgaste o porque nunca han acabado de conectar con el público, no volverán a ver la luz en directo. Si habéis quedado, llamad para avisar de que vais a llegar tarde, amenazaba el músico. Sonaba entonces la potente Mestizo y Goñi nos hechizaba con un magnífico solo de guitarra, en el que me alegré enormemente de ocupar un asiento en primera fila; no por haber visto más de una vez a virtuosos del instrumento, deja de sorprenderme la facilidad de algunos para exprimir todo el jugo a las seis cuerdas. El concierto proseguía con Malvarrosa affaire y fue en El roce de tu piel cuando el público enfervoreció y se olvidó de ocupar sus asientos, concentrados en acompañar a las palmas el poderoso ritmo del tema. Con Dónde está el final, el madrileño aseguraba que será uno de los temas que no volveremos a oír en un concierto, pese a la insistente negativa de algunos de los presentes en la sala.

Imagen

Uno de los momentos emotivos de la noche llegaba de la mano de El mismo hombre, tema que el cantante dedicaba a todas las personas que están sufriendo apuros económicos como consecuencia de la crisis que vive el país. Nunca imaginé que una canción que compuse hace veinte años estaría tan a la orden del día, se lamentaba Goñi. La noche continuaba con todo un clásico, El peligro, y con Si no hubiera que correr, momento en que el artista aprovechaba para felicitar a los acomodadores del auditorio por permitir al público ponerse en pie, cosa que no sucede en otros recintos, y animaba a que si alguien quería levantarse pero quien tenía detrás quería permanecer sentado, iniciara una negociación con el susodicho. La banda nos brindaba Es lo que es, hay lo que hay antes de proceder, en palabras de Carlos, a una “canción llena de felicidad”; ya sabía yo que nos esperaban unos minutos de Odio. Con la impresionante San Pedro nos daban la despedida.

Tras el bis, un público con ganas de seguir la fiesta coreaba Dos por dos y la vertiginosa Ese viejo rock and roll. La banda se retiraba de nuevo del escenario para cerrar definitivamente su actuación con No va más y El dorado, probablemente su tema más mítico.

Imagen

Sí, el nombre de la gira es más que adecuado a juzgar por lo que vimos la noche del pasado viernes. Tiene mucho mérito que una banda siga haciéndonos disfrutar tanto casi treinta años después de su formación. En mi caso es un grupo al que he escuchado hasta la saciedad, por lo que un recorrido por sus temas más conocidos no puede dejarme más que una enorme sonrisa en la cara. Y es que, parafraseando a la preciosa El roce de tu piel, no hay droga más dura que la música de Revólver.

Hoy se someten al ‘Test Musical (y no tan musical)’… Proyecto Solaz


He hecho hincapié en ello en más de una ocasión, pero nunca está de más utilizar este medio para volver a recordarlo: el panorama musical almeriense cuenta con un nutrido número de bandas que trabajan duro y recorren escenarios de todos los colores con el fin de hacer de la música su forma de vida. Proyecto Solaz es uno de los grupos autóctonos que lleva mucho tiempo dejándose la piel por lograr este objetivo. Con diez años de carretera a sus espaldas, definir su estilo resulta complicado, puesto que las influencias que destila su música son de lo más diversas: retazos de rock, pop, indie, psicodelia… a ellos no les gustan las etiquetas y a nosotros tampoco; su música es tan personal que toda clasificación estaría de más. Lo relevante aquí es la calidad que se desprende de sus melodías y letras, y que los ha colocado en festivales tan potentes como Arenal Sound, Pulpop, Granapop o el almeriense Maldito Sol, sin dejar de lado la enorme cantidad de bolos repartidos a lo largo y ancho de todo el territorio nacional. Personalmente, guardo con cariño la emocionante noche en la que, hace ahora casi cinco años, compartían cartel con Vetusta Morla y abarrotaban el Auditorio Maestro Padilla. Estoy segura de que ellos también la tienen en la lista de noches para el recuerdo.

Imagen

 Proyecto Solaz en su actuación en el Museo de Almería, en mayo de 2011.

María Martínez (voz, cello, teclados), Julio Requena (guitarras y coros), Mariano Guil (guitarras), Antonio Nieto (bajo), Javi García (batería) y David Flores (piano y sintetizadores) publicaron en enero de este año su nuevo trabajo, Homeoéxtasis. Este primer largo ha sido producido por Emilio Mercader y grabado en Estudios Villalobos (Almería) y FJ Romero (Granada). Su presentación en Almería tuvo lugar en la Sala Madchester el 28 de diciembre del pasado año, y actualmente siguen sumando fechas a su gira de presentación. Recientemente contaron con el honor de participar en Los conciertos de Radio 3, que podéis ver al completo en el siguiente enlace:

http://www.rtve.es/alacarta/videos/los-conciertos-de-radio-3/conciertos-radio-3-proyecto-solaz/2494569

Proyecto Solaz no puede decir aquello de que nadie es profeta en su tierra. No les faltan seguidores a pie de cada escenario que pisan, y para conocerlos un poco más en profundidad, tengo el placer de contar con sus respuestas a este Test musical (y no tan musical), de la mano de Julio Requena, guitarrista de la banda.

Hacedme caso: si tenéis la oportunidad, no dejéis de disfrutar de su directo. No os dejará indiferentes.


Test musical (y no tan musical)

  • Un solista: Víctor Jara
  • Una banda: Radiohead
  • Un disco:  Una semana en el motor de un autobús – Los Planetas
  • Una canciónBallad Of A Thin Man – Bob Dylan
  • Un libroCrónica de una muerte anunciada – García Márquez
  • Una películaDancer in the dark – Lars von Trier
  • Un instrumento: Piano
  • Un concierto (al que hayas asistido): Radiohead (Lisboa Optimus Alive)
  • Un concierto (que hayas ofrecido): Arenal Sound 2011
  • Tu opinión sobre el panorama musical actual: En España, a pesar de que este gobierno reaccionario se empeñe, la música sigue viva. “Nadie podrá con nosotros”, ¿o sí? Hay buenos grupos, malos grupos, malos para unos y dioses para otros, súper grupos, envidiosos, humildes, grupos raros…por lo que supongo que vivimos una época interesante. Faltan salas, falta apoyo y sobran quejicas.
  • Qué ha aportado la música a tu vida: Una pareja, el 90% de mis amigos, el 50% de mi tiempo, diversión sin límite, momentos difíciles de olvidar… en resumidas cuentas: TODO.
  • Un sueño (musical): Seguir disfrutando de la música en cualquiera de sus facetas, hasta que me muera, preferiblemente tocando o siendo Road Manager de un grupo tipo “Los Rebujitos”.
  • Un sueño (en general): Que me quede como estoy…
  • Observaciones/comentarios/lo que tú quieras decirnos: Mucha suerte con tu blog y besicos para todo el que nos lea (para ti no Cospedal, Zoxxa).

Pulpop, nuestro festival de cada año


Si hay un festival que nos gusta especialmente -lo reúne todo: buen cartel, buena organización y, por qué no decirlo, la entrada es gratuita- ése es el Pulpop, que se celebra cada primer fin de semana de julio en la Plaza de Toros de Roquetas de Mar (Almería). Personalmente, se trata de un evento que me ha hecho vivir momentos grandiosos, y cuya fecha está marcada en rojo en el calendario de cada año.

Imagen

Sexy Sadie en Pulpop 2011

Esta mañana se ha presentado el cartel definitivo de Pulpop 2014. Si el año pasado el toque internacional se lo daban los fantásticos Delorentos, este verano tendremos la suerte de contar con los londinenses Veronica Falls, que, por si aún no los conocéis, suenan así de bien:

Especial alegría me provoca la elección de Second, una de mis bandas españolas favoritas. Los de Murcia nunca decepcionan. El cartel se completa con los directos de León Benavente, Ángel Stanich y Perro, y por supuesto, como en cada edición, no falta la presencia almeriense, esta vez de la mano de los rockeros de The Dry Mouths:

Además, como en los últimos años, el día anterior se llevará a cabo la “fiesta de presentación” en el Faro de Roquetas. Este año podremos disfrutar de tres grupos: Fila India, Trepàt y Exotic Zoo.

No cabe duda de que alicientes sobran para ocupar las primeras filas del ruedo. Nos vemos, ¿no?

Imagen

Una canción antes de dormir: ‘Desde que ya no eres mía’


No hace ni un mes que un grupo llamado Los Zigarros traía su directo a Almería (una vez más, al Madchester Club), dentro de una extensísima gira que les está llevando por toda la geografía española. Yo veía los carteles y anuncios del concierto y me preguntaba: ¿quiénes serán este par? Sin embargo, no me interesé más por entonces. Ay, cruel ignorancia la mía. Más tarde, tras no parar de leer su nombre en diferentes redes sociales (actuar cuatro noches como teloneros de Leiva en La Riviera hace mucho), la curiosidad me pudo y puse a girar su homónimo disco. Y fue entonces cuando me arrepentí profundamente de no haber pisado el Madchester aquella noche del 29 de marzo. Los Zigarros son rock: rock clásico, rock del bueno, rock del que te hace saltar, bailar y escuchar sus temas en bucle. Rock sin artificios de ningún tipo, que trae a la mente a bandas como Tequila o M-Clan. Y claro, Los Zigarros es un discazo en toda regla.  Los Zigarros – Los Zigarros

Si queréis comprobar lo que os digo, pegadle fuerte a su single Hablar, hablar, hablar… e inyectaros una buena dosis de rock and roll en vena. Yo, en cambio, os voy a dejar como canción del día una algo más tranquila pero que me gusta especialmente: Desde que ya no eres mía. Hacedme caso, los vais a disfrutar seguro. Y desde luego, es una pena no haber sido suya en ese concierto. ¡Otra vez será!